6ta Avenida "A" 8-66 zona 9, Ciudad de Guatemala
+502 24194800
info@cpn.gob.gt

LA COMPETITIVIDAD PORTUARIA, PIEDRA ANGULAR EN LA ATRACCIÓN DE INVERSIÓN EXTRANJERA

Blog Comisión Portuaria Nacional

Ing. Rolando Paiz | Coordinador Genera del Comité Ejecutivo del Programa Nacional de Competitividad

La atracción de Inversión Extranjera Directa – IED – es reconocida como un vehículo catalizador del desarrollo económico, impulsor de las exportaciones y generador de empleos formales. El éxito de ese modelo, depende de la calidad de los factores de producción y las condiciones estructurales de los países. Como empresario, he experimentado, los diversos retos a los que se enfrentan, quienes desean exportar sus productos o importar insumos. Con la experiencia adquirida en el Programa Nacional de Competitividad – PRONACOM -, al atender empresas internacionales, he validado la relevancia de contar con un sistema portuario nacional moderno, sustentable y eficiente.

La historia portuaria de Guatemala, como país independiente, inicia en 1853 con el traslado del puerto de Iztapa a San José. Se fortalece 100 años más tarde con la habilitación de 4 nuevas instalaciones: Quetzal, Champerico, Santo Tomás de Castilla y Barrios. Posterior a la construcción de los recintos mencionados, la inversión y modernización que se ha implementado en ellos ha sido insuficiente. Esto se ve reflejado en la baja calificación de Guatemala en indicadores internacionales de competitividad, los cuales, son considerados por las empresas al momento de evaluar destinos de inversión. Por ejemplo, el Índice de Competitividad Global del Foro Económico Mundial mide en un pilar específico la calidad de la infraestructura de los países. En dicho pilar, en el reporte del 2017, Guatemala ocupó el puesto 84 de 137 economías. En el 2018 cayó 12 puestos y en el Reporte 2019, se ubica en la posición 102, lo que demuestra la baja inversión de calidad en la infraestructura de nuestro país. 

Los datos anteriores ratifican la necesidad de mantener como acción prioritaria y permanente, la modernización de infraestructura crítica. Además, es importante recalcar la urgencia de abordar el tema, tomando en consideración la coyuntura geopolítica internacional. La guerra comercial entre Estados Unidos y China, y los efectos de la pandemia provocados por el Covid-19, han evidenciado la vulnerabilidad de las cadenas globales de valor. Por lo anterior, Estados Unidos ha determinado que es de interés nacional, promover la relocalización (nearshoring) de las empresas norteamericanas instaladas en Asia a ubicaciones más cercanas. Esto ha abierto una ventana de oportunidad para que el país se posicione como el destino ideal para el nearshoring, al estar únicamente a dos horas en avión o menos de dos días en barco, del mercado estadounidense.  

Por lo anterior, este Gobierno ha establecido una serie de proyectos de infraestructura estratégica que nos convertirán en el hub logístico de Mesoamérica. El Proyecto “Conglomerado Logístico del Sur”, plantea el desarrollo del Aeropuerto Internacional de Carga de San José, la ampliación del muelle y el aumento del calado de Puerto Quetzal (que permita la recepción de buques Post-Panamax y Neo-Panamax), y la creación de zonas de desarrollo económico. Así mismo, contempla la mejora de las autopistas CA2 y CA9, y la construcción de la carretera Litoral Pacífico para conectar Puerto Champerico y Puerto Quetzal. Aunado a esto, las obras previstas en el Plan de Expansión de la Transmisión de energía eléctrica mejorarán aún más la calidad del suministro de dicho insumo, al precio más competitivo de la región. Esta terminal multimodal, facilitará la logística y mejorará la competitividad de las empresas que deseen reducir tiempos y costos en sus procesos de importación, manufactura y exportación, y las acercará de manera inmediata a sus mercados de destino. 

En los primeros seis meses del 2021, en PRONACOM, contamos con un portafolio de empresas interesadas en expandir sus operaciones en Guatemala, cuyos montos de inversión y reinversión ascienden a más de US$ 570 millones, con la posibilidad de generar más de 10,000 empleos formales. Sin embargo, la efectiva radicación de estas empresas en el país, depende de la materialización de estos proyectos que fortalecerán la conectividad multimodal entre los centros productivos y los puertos, aeropuertos y aduanas terrestres. Definitivamente estamos en un punto de inflexión para propiciar el desarrollo económico del país.  Para lograrlo necesitamos convertir nuestras instituciones en equipos de trabajo capaces de construir obras de calidad que nos permitan dar este salto en competitividad y aprovechar las oportunidades que la geopolítica mundial nos presenta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Translate »
A %d blogueros les gusta esto: